Los artes de “Altas Temperaturas”

hombre-pintando

Kohler Co., líder global en innovación, tecnología y diseño, 100% comprometida y promotora del arte, se enorgullece en presentar, en la Galería SERES y en coordinación con esta, la muestra de arte emergente Altas Temperaturas de once jóvenes artistas* que a través de sus piezas en exhibición buscan ser pioneros de la plataforma abierta y flexible en la que SERES se especializa para mostrar, promover y generar valor al arte joven y novedoso.

¿Quieres ver los trabajos de los artistas?

 

BERENICE ZAGASTIZABAL

BERENICE ZAGASTIZABAL

“Normal is an Illusion” busca poner en cuestión el concepto de normalidad. Lo normal sería una categoría que funciona a modo de regla o norma para identificar los elementos del entorno y clasificarlos; lo que coincide con la norma suele ser aquello a lo que estamos acostumbrados y consideramos natural, sin ponerlo en cuestión, ya que esta se vuelve hegemónica – se asimila como verdad -. Por el contrario, tendemos a juzgar lo desconocido, aquello que no encaja, lo diferente o no usual, considerándolo anormal.

La normalidad, entonces, es una categoría excluyente – solo aquellos que encajan en ella – y a la vez relativa: ser normal, conocido o natural no es algo inherente al objeto, sino un juicio que se le impone desde fuera al clasificarlo según la posición del que juzga. Así, lo que para unos es normal, para otros es anormal.”


GILMER GOMEZ

GILMER GOMEZ

“Disfruto haciendo cerámica y máscaras, con este

material siempre dibujo rostros con mucho color y bastante ornamentadas, con características antropomorfas que reflejan de dónde vengo, soy de familia provinciana crecí rodeado del color de los trajes, la belleza de las máscaras que usaban, y de la alegría de las fiestas donde se usaban estas, con formas de animales que parecían una mezcla entre humano y demonio y que paradójicamente las usaban para la adoración al niño Jesús. Crecí́

entre esos mundos: el andino y el occidental tan distintos, pero que poseían una armonía casi mágica. Ahora yo represento en mis mascaras esa influencia, dándoles un toque más personal y creando mi propia representación”


VALERIA ILAQUITA

VALERIA ILAQUITA

“El   ser   humano  es   perecible,   momentáneo, finito. ¿Qué es lo que lo hace funcionar? ¿Son órganos o fenómenos? Tiempo, destino, muerte y amor. Los poderes sobrehumanos me intrigan. Busco la verdad, me pregunto sobre ella, acerca de cómo todo se conecta. Hablo de cada parte, de solo una: la existencia. ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Cuál?¿Cuándo? creo es importante dejar las vísceras. Hablo sobre lo que pienso, lo que siento, lo que me molesta y lo que defiendo. Busco el dialogo, la provocación entre el público y mi discurso. Lo invisible e íntimo. Lo importante: la sensación de sentir, de humanizar. Libertad con sentido, eso es lo que exudo”


 

ELIZABETH VÁSQUEZ

ELIZABETH VÁSQUEZ

“Actualmente, mi interés se basa en la trasformación de la materia, la recolección, colección y la poetización de la misma. Ver el territorio geológico como base de investigación y, a su vez también como materia base. Creando con ayuda de la fotografía dibujos y juegos textuales que aparecen en el proceso de la misma obra”.


 

ANA ZEGARRA

ANA ZEGARRA

“Esta serie de esculturas está relacionada con el ser humano y sus órganos; intentando generar sensaciones y explorar a través de sus formas, texturas y cavidades la función de llenar y vaciar los miembros. Manifiesta el vacío corporal como un elemento que existe en nuestra naturaleza, los cuales están directamente relacionados con nuestras pulsiones y lo perverso, instinto primitivo y energía vital. Cada pieza esta en relación a remas como la sexualidad, la histeria, la concepción, el aborto, la bulimia no discriminando entre acción y necesidad;  sino  mezclando  los  conceptos  y  las formas de manera simbólica”





MARIANNE ARCHIMBAUD

MARIANNE ARCHIMBAUD

“Como diseñadora, concebí los objetos como perfectos, libres de fallas, con detalles exquisitos, pensados en todos sus milímetros. Nada podía salirse de control, todo estaba calculado. No cabía la posibilidad de un producto dañado ni fuera de los parámetros. La cerámica llego a desarticular nociones parametradas de perfección, uso y estética. Material noble y a la vez ingrato. Muchas horas de planificación y plan no llena las expectativas, sino las sobrepasa, o no. Ningún objeto es como el otro, ningún vidrio es como el otro. No existe pronóstico certero sobre la sorpresa que podrías encontrar al abrir el horno tras una quema, o no. Vidrios, arcillas y pastas, superposiciones, experimentaciones, taller seudónimo de laboratorio libre de prejuicios. Una suerte de combinaciones inesperadamente perfectas”


GENIETTA VARSI

GENIETTA VARSI

GENIETTA VARSI

GENIETTA VARSI

“Evidencio al cuerpo humano como un cuerpo vulnerable y frágil. Un cuerpo sometido a un tiempo que avanza e impacta. Un cuerpo que muta, que cambia, un cuerpo perecible. Un cuerpo en movimiento, que es y está en un espacio vivido. Que vive y muere al mismo tiempo. Un cuerpo de cuerpos, como unidad de unidades, como una colección de piezas.

Fuerzo la reivindicación del cuerpo y de la corporeidad ante una sociedad que reprime su característica más íntima: la de estar vivo. La sociedad consumista de hoy ha establecido el ideal de un cuerpo sano, bello, narcisista; cuando en realidad somos un cuerpo temporal que sufre, que duele, que cambia, que envejece, no somos eternos ni tan bellos. La visión del cuerpo está volcada hacia las formas exteriores, hacia lo que se ve; esto reprime su carnalidad y humanidad.”


Altas Temperaturas_ Jovenes Artistas_VF-13Se considera una artista multidisciplinaria, se interesa por trabajar temas que tienen que ver con revindicar al ser humano con la naturaleza, subráyala conexión del creador con el material. Dentro de su obra sostiene temas medioambientales, sociales y políticos. También le interesa el performance como un complemento de las obras que crea y a la vez usa este acto como ritual. Actualmente trabaja con cerámica, yeso, metal, adobe, plantas y elementos naturales.


MIRANDA ORREGO

MIRANDA ORREGO

Sobrevivir (me)   Es desde esta variada gama de estructuras funcionales, todas sostenidas por un perfecto diseño de huesos organizados, que avanzo y retrocedo. Es por esta pelvis que me permite cumplir con mis funciones básicas, que escribo. Es desde esta labia, con la cual también me abastezco y con la cual también me expreso. Asumo la práctica artística desde la experiencia de mi cuerpo en el mundo. Los procesos biológicos internos del cuerpo me ofrecen cantidad de metáforas acerca del tiempo, de los desprendimientos, del cambio, de las vitalidades y lo efímero de la vida corporal. La digestión, la menstruación, entre otros procesos cíclicos, son episodios que tienen presencia dentro de mi territorio físico y mental. Al ser internos, son invisibles al mundo, pero se hacen visibles una vez materializados en su expulsión A su vez, los procesos externos, que competen al órgano de la piel, la única que tiene contacto real con el mundo, conciben con mayor agudeza la idea de registro, de historial. Es en la piel, en esta superficie aparentemente frágil, que se hace palpable sólo aquellas huellas de acciones que han atentado sobre ella, que han pretendido quebrar su estructura. Y esto se manifiesta a modo de textura; es así como una quemadura puede evolucionar en forma de cicatriz que se ha adaptado a condición de la piel y a su elasticidad, o como un caricaturesco e inocente acné deja grabados sobre el rostro, así como una caída o un altercado voluntario. Es así como los cuerpos orgánicos tienen una historia en sus fisuras, un lenguaje propio abastecido de constantes desprendimientos. Entonces vivimos con nuestro pasado encima, corporalmente. El cuerpo como soporte me permite engendrar y madurar la idea de sobrevivencia, de aquello que se regenera y se pronuncia ante cada cambio sugerido, es por ello que exploro la idea de la espera que acepta con vigor la transformación, como en son de una expectativa o de una premonición. Es el nacimiento de la caída.


VALERIA FIGUEROA

VALERIA FIGUEROA

MAMUSHKAS: Este proyecto se basa en la idea de las Matrushkas, las muñequitas rusas que contienen una a la otra exactamente igual a la anterior. Estas cerámicas son cuerpos de mujeres desnudas echadas, cuyo pecho y barriga son la tapa. Una entra dentro de la otra y representa a mi abuela, mi mamá y a mí, generación tras generación de mujeres. El interior hueco de sus panzas está intervenido con un vidrio orgánico hecho a base de cáscaras de mandarinas. Este vidrio deja el rastro de  algo vivo que estuvo allí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *