PIEZAS QUE RECORREN EL espacio

Captura de pantalla 2014-09-22 a la(s) 13.15.07
Sonia Céspedes es una artista plástica que no deja de explorar, y de sorprendernos. Desde hace algunos meses está descubriendo una fase más arquitectónica en su trabajo y que concreta en “Fluye”, la instalación que abarca nueve metros de un muro en una casa de playa.
 

con “Fluye”, la ceramista ha salido del objeto para recorrer un amplio espacio de pared. La instalación consta de 112 aplicaciones hechas en porcelana paper clay y stoneware paper clay. La disposición de los elementos sugiere un movimiento suave que entra en la habitación, baila hacia el interior en espiral y luego vuelve a salir por otro extremo del ambiente, “inundándolo”, si se quiere, pero sin agredir la vista.

La propuesta de instalación, situada en una residencia de la playa Las Brisas, une la ciencia con la expresión artística dada su importancia técnica. Para elaborar las piezas se necesitaron temperaturas muy altas, lo que llevó a la descomposición de los minerales contenidos en la arcilla y creó a su vez un abanico de colores y texturas, mientras la artista jugaba con distintas exposiciones buscando matices variados. Este proceso dio como resultado un conjunto de piezas de carácter apacible, y otras que develan el comportamiento de dichos materiales a altas temperaturas.

Fue un proyecto de semanas, desde que se concretara el concepto detrás de la forma hasta la producción de las piezas y el montaje. Lo trabajó de la mano de la arquitecta Giannina Namihas, encargada de la logística y quien se encargó de elaborar planillas de ubicación y colocó cada pieza en su posición exacta.

Con esta obra, Sonia emprendió la búsqueda de la ingravidez y la flexibilidad como el complemento ideal frente a la rigidez propia del stoneware, la técnica cerámica que usa en la actualidad.

Las cerámicas escultórica y utilitaria, que viene desarrollando la artista a lo largo de tres décadas, la han llevado a alcanzar la madurez en el oficio. Ella no ve la cima de este crecimiento como un final sino como el climax de una larga trayectoria.

Sonia tuvo una lucida participación el año pasado en Casacor 2013, en el que presentó “Luz y Sombra”. En el 2014 no participará en el evento más importante de Diseño de Interiores del país pues se encontrará formando parte de un congreso de la Asociación Internacional de Ceramistas, a realizarse en China, y en el que artistas de distintos lugares del globo compartirán su conocimiento con la comunidad. De todos los participantes ella será la única peruana.

Hasta el 2004 Sonia Céspedes se encontraba zambullida en comunidades alfareras como contraparte técnica, trabajando en proyectos de desarrollo en Chulucanas, Pucará, Ayacucho, Chazuta, entre otras ciudades. Luego, pasó a buscar su propio camino expresivo. Actualmente es profesora de 22 alumnas en su taller de cerámica. “Mi deseo es que las futuras generaciones sigan asumiendo la cerámica como su forma de expresión, que pasen la posta. Yo me quiero ir vacía de aquí”, puntualiza.

Usando como elemento trascendental la luz que fluye en el espacio, y que se mueve y danza, la artista despierta emociones en el observador, esta vez de una manera apacible y orgánica. Elementos de luz y sombra trazan un derrotero de vida que recorre y se adapta al espacio.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *