TENDENCIAS – DEL RESTAURANTE A LA CASA

Durante los últimos años la autenticidad y la conciencia
social han sido pilares en el diseño de restaurantes.
Durante los últimos años la autenticidad y la conciencia social han sido pilares en el diseño de restaurantes.

ENTRAR EN UN RESTAURANTE Y DESEAR EN SECRETO QUE NUESTRO COMEDOR O COCINA LUZCAN SIMILARES ES, LEJOS DE UNA ENSOÑACIÓN, ALGO PERFECTAMENTE POSIBLE. A CONTINUACIÓN LE INDICAMOS CÓMO LOGRARLO Y CUÁLES SON LAS TENDENCIAS DEL MERCADO.

El impacto visual de un negocio es importante, y más incluso si se trata del lugar donde se come. El marketing moderno exige algo más que una marca registrada en servicios. Ese plus es, justamente, la sensación que se percibe una vez generada la primera impresión. Por ello, los restaurantes están en permanente innovación en lo relacionados a conceptos de diseño. Tanto la iluminación como la disposición de los muebles influyen en el sentido que se le otorga a un determinado tipo de mensaje.

Para Michael Moldauer, cofundador de Seinauer & Cía, consultora especializada en el rubro gastronómico, lo que hoy se busca en un diseño de restaurante, al igual que lo haría el diseño de un producto inmobiliario, es la idea de “contar historias creíbles para crear un producto con personalidad y alma”. Y en este sentido la autenticidad es muy importante. Como bien sabemos, el diseño de interiores se enfoca también en el objetivo de convertir un espacio en una extensión de la personalidad del individuo que lo habita.

El marketing moderno exige algo más que una marca registrada en servicios en los restaurantes.

El marketing moderno exige algo más que una marca registrada en servicios en los restaurantes.

En cuanto a tendencias, señala que hay cierta predilección por algunos elementos que poco a poco van tomando distancia de los estereotipos clásicos. “Durante los últimos años la autenticidad y la conciencia social han sido pilares del diseño de concepto de restaurantes”. Y esto puede verse reflejado también en el diseño de algunos departamentos que, cada vez más, ven con buenos ojos la inclusión de elementos orgánicos dentro de áreas comunes, como la sala y el comedor. “Hasta los propios espacios de comida rápida o casual dining se están alejando de los elementos plásticos y abstractos para acercarse a materiales más auténticos”.

Por otra parte, Javier Flores, gerente de ventas de la línea Rivelsa, nos comenta: “Pese a que los materiales siguen siendo los mismos, lo que ha cambiado o va cambiando es el diseño y la forma de utilizarlos. Por ejemplo, los lavaderos de cocina de acero siguen siendo la primera opción si de lavar los platos se trata. Sin embargo, ahora tenemos variedades de productos, diseños y medidas que no solo responden a una necesidad estética sino a una amplia gama de clientes con distintos tipos de perfiles”.

Javier Flores señala que para determinados sectores hay materiales que siguen siendo primordiales, como las cocinas monocromadas.

Javier Flores señala que para determinados sectores hay materiales que siguen siendo primordiales, como las cocinas monocromadas.

CAMBIOS A LA VISTA
La percepción del diseño está en constante evolución. Ello implica renovarse, buscando cada día más y mejores alternativas que resulten económicas y funcionales. Lo que queda claro es que existe una necesidad creciente en el mercado; tanto restaurantes como departamentos buscan ese ansiado punto medio entre sofisticación y glamur. Más aún los departamentos, en los que cada día los espacios son más reducidos y se debe de aprovechar al máximo los metros disponibles. Así, Moldauer resalta en que en los últimos años el Perú ha experimentado un cambio de percepción en torno a lo tradicional y ha optado, en cambio, por dar un espaldarazo a su tradición milenaria y a su gran biodiversidad. En sus propias palabras: “En este sentido, estamos apostando por materiales que remitan a la naturaleza, la simplicidad y la calidez. El comensal quiere sentir que se evoca al Perú que imagina por medio de evidencias físicas.

Transmitir calidez y autenticidad es primordial”. Javier Flores añade que para determinados sectores repartidos entre la distribución del lugar, hay materiales que siguen siendo primordiales para algunos de sus clientes. “Lo que buscan generalmente son cocinas monocromadas”, lo que responde a un objetivo claro: “son tan funcionales como estéticas”. Y es cierto. El gran reto es llegar a ese equilibrio entre lo funcional y lo estético. Eso deberán afrontar aquello que quieran adaptar parte del diseño de un restaurante al hogar. Los cambios que se avecinan en ambos rubros son notables.

Lo que hoy se busca en un diseño de restaurante, al igual que lo haría el diseño de un producto inmobiliario, es “contar historias creíbles para crear un producto con personalidad y alma”.

Lo que hoy se busca en un diseño de restaurante, al igual que lo haría el diseño de un producto inmobiliario, es “contar historias creíbles para crear un producto con personalidad y alma”.

En cuanto al espacio, todo viene siendo dictado casi de memoria y los cambios respecto a su uso saltan a la vista. Moldauer piensa que “se está llegando lentamente al fin de la sobre teatralización de los espacios. Los instamoments van poco a poco dejándose de lado, siendo reemplazados por conceptos auténticos, coherentes y fuertes.

En los proyectos que tenemos en el extranjero vemos que la peruanidad empieza a ser cada vez más sutilmente plasmada. Antes del boom gastronómico los restaurantes peruanos en el extranjero se decoraban con fotos de Machu Picchu. Hoy por hoy solo necesitamos dar pincelazos de peruanidad”.

Hasta los propios espacios de casual dining se están alejando de los elementos plásticos y abstractos para acercarse a materiales más auténticos.

Hasta los propios espacios de casual dining se están alejando de los elementos plásticos y abstractos para acercarse a materiales más auténticos.

Pero, ¿será acaso esa misma peruanidad asumida con hidalguía entre los consumidores nacionales? Flores no lo descarta, aunque sí reafirma la primera idea, aquella que habla acerca del fin de la teatralización de los espacios y opta, en cambio, por muebles y productos cada vez más pequeños que sirvan también en función al diseño requerido.
“Los cambios ya se están apreciando y en definitiva afectarán a todos los productos. Por ejemplo, aquellos que se usan en una cocina y son de naturaleza electrónica. Esto ya lo podemos ver en hornos, cocinas y refrigeradoras”. Con ello, la mesa de opciones de diseño queda servida al gusto del comensal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *